Juanita: la heroína | Cuento de Rafael Garcés Robles

obelisco, cuento, Juanita, heroína

«Las mujeres conservadoras alentaban a sus hombres y bendecían con velas dadas por el cura los machetes, los garrotes y los fusiles Grass, Nanntincher y Remington. Los escasos soldados liberales salieron del pueblo casi a escondidas con machetes, garrotes y herramientas del agro para enfrentar a los godos nacionalistas de Rafael Núñez y de Miguel Antonio Caro»,

Mi niño Dios | Un relato de Rafael Garcés Robles

Mi niños Dios, relato de Navidad

A partir de cada primero de diciembre, los niños mirábamos en las noches hacia el cielo para buscar estrellas fugaces que representaban a los ángeles bajando a la tierra para llevar nuestras cartas de peticiones al Niño Dios. Las cartas al Niño Dios las escribíamos a escondidas, en , y a nadie podíamos siquiera comentarle las peticiones hechas. La misiva era escondida debajo del colchón, y todas las mañanitas lo primero que hacíamos era mirar si el ángel ya la hubiese llevado. 

Relato corto de Rafael Garcés Robles: Botella amorosa

relato corto, botella

Algunos parroquianos dicen que fue la traición de un gran amor lo que llevó a Alonso al vicio etílico; una de sus amigas habla de un bebedizo dado por una mujer de dudosa reputación; y su sobrina protesta, alega que bebe por un amor imaginario producto del mismo trago; ¡eso si!, todos sabemos que Alonso remata el día en una profunda oscuridad, así como los días terminan en tinieblas

Correr sin caminos | Cuento de Rafael Garcés Robles

cuento palenque, Rafael Garcés Robles

Sule corrió con el sol mañanero sobre los arenales que aún guardan las frescuras de los vientos trasnochados y de las aguas del río que bajan de la sierra; ahora es correteado por Yasmina, su hermana menor, y Chioma, el hermano mayor y vigilante de sus travesuras en las aguas profundas y en la tupida selva. Eloy, su padre, era un baquiano canoero pescador, un experto en barequear oro y un consumado aserrador; Mosquera, su apellido, lo había heredado de su amo, el esclavista Egidio Mosquera, quien también lo bautizó con el santo nombre de Eloy

¿Qué pasó con Sterling? | Un relato de Rafael Garcés Robles Robles

Qué pasó con Sterling, cuento latinoamericano

A comienzos de diciembre, cuando ya se sentía el ambiente navideño, llegó un nuevo compañero al grado primero; su nombre es “Esterling”, dijo el profesor al tiempo que lo escribía en el tablero; no profesor, le interrumpió el niño, mi nombre no tiene esa letra que está de primera; ¿así?, le preguntó el maestro mientras borraba la primera letra: “Sterling”; si maestro, así es; el maestro hizo pucheros e inclinó su cabeza, significando incredulidad.