El lanzamiento de enanos

lanzamiento de enanos, raros,
Lanzamiento de enanos. Fuente de la imagen

EL LANZAMIENTO DE ENANOS

Francisco Rodríguez Criado

Si tuviera que escribir la segunda parte de Raros, no podría obviar la figura de Manuel Wackenheim, uno de esos raros desconocidos y marginales que tanto llaman mi atención, y sobre el que tendré que seguir investigando.

Hablar de Wackenheim es hablar del dwarf-tossing, una expresión anglosajona que en román paladino conocemos como “el lanzamiento de enanos”. Este “juego” empezó a practicarse durante la década de los ochenta del pasado siglo en algunos locales nocturnos de Estados Unidos. Para practicar esta inverosímil actividad no era necesario ser un deportista habilidoso, bastaba con tener músculos lo suficientemente fuertes como para lanzar al enano (que vestía ropa acolchada y llevaba un casco protector) a un lugar estratégico del bar o de la discoteca, donde había preparada una red o una cama, medidas de seguridad con las que se pretendía salvaguardar su integridad física (Al parecer a nadie sensato se le ocurrió pensar que la mejor formar de preservar la integridad física de una persona es precisamente no lanzarla al vacío). Huelga decir que el ganador era aquel que proyectaba más lejos al enano.

Sigue leyendoEl lanzamiento de enanos

narrativa_newsletterp

“Raros”, de Francisco Rodríguez Criado (nueva publicación)

Hoy os hago partícipes de una buena noticia: he tenido la fortuna de publicar mi último libro (ebook) en Punto de Vista, una editorial digital que acaba de salir al mercado (aunque sus responsables llevan toda la vida en el mundo de la edición). Punto de Vista, especializada en humanidades y ciencias sociales, ha fichado a algunos de los mejores historiadores, divulgadores históricos y novelistas del género de este país. Su catálogo incluye por el momento ocho publicaciones, ocho autores: Juan Granados, Manuel J. Prieto, Ignacio Merino, Carmen de la Guardia, Raúl Pérez López-Portillo, Javier Tusell, Fernando García de Cortázar y el autor de estas líneas, Francisco Rodríguez Criado, que no procede del campo de la Historia sino de la Literatura.