Opiniones de un corrector de estilo: “Sesquipedalismo”, ese terrible palabro

Estos son algunos ejemplos de sesquipedalismos:

Aperturar una cuenta bancaria (en vez de abrirla).
Direccionar una tesis (en vez de dirigirla).
Recepcionar a un cliente en el hotel (en vez de recibirlo).
Visualizar una película (en vez de verla).
Concretizar una idea (en vez de concretarla).