Microrrelato de Tanith Lee: Eustace

microrrelato de terror

Amo a Eustace a pesar de que me lleva cuarenta años, es totalmente mudo y no tiene ningún diente. Me da igual que Eustace esté completamente calvo –excepto los pelos esos que se le ven entre los dedos de los pies–, que cuando ande se le note la joroba y a veces se caiga en medio de la acera.